El primer paso

Hace tiempo alguien me dijo que un viajero es el que no tiene fecha de vuelta, lo demás solamente son turistas. Despues de años viajando, siempre con fecha de vuelta, creo que un viajero es un amante curioso de la vida, que se atreve a ver y a respetar, y que en su calendario siempre tiene anotado un nuevo destino que visitar.

¡Bienvenidos al viaje!

diumenge, 31 d’agost de 2014

Vietnam y Camboya, la ruta

Nuestro itinerario es uno de los clásicos por Vietnam. Un "de norte a sur" saltando a ver los templos de Angkor en Siam Reap, Camboya.

La ruta es la siguiente:

- Hanoi (2 noches)
- Bahía de Halong (2 noches)
- Sapa (2 noches, más subida y bajada en tren nocturno desde Hanoi)
- Ninh Binh (1 noche)
- Dong Hoi (1 noche, más otra en el tren desde Ninh Binh)
- Hue (1 noche)
- Danang (2 noches)
- Siam Reap (3 noches)
- Ho Chi Minh (5 noches)



El único preparativo que hicimos antes de irnos es pedir la carta de invitación a través del enlace siguiente: 


Con esta carta se puede tramitar un visado en el aeropuerto de entrada en Vietnam (solamente si se entra por el aeropuerto) de manera rápida. Pedimos la carta para un visado de múltiples entradas puesto que teníamos que salir a Camboya y volver a entrar a Vietnam.

El visado de Camboya se puede tramitar en el mismo puesto fronterizo o aeropuerto, sin ninguna otra documentación adicional. 

Para más información, os recomiendo este enlace.


Alojamientos en Vietnam y Camboya

 Como es habitual, reservamos habitaciones dobles con baño, con cama mínima de 1,50 cm, a través de booking. Todos tenían desayuno incluido y muchos nos dejaron hacer el check-in al llegar o casi. Además, algunos tenían duchas públicas para poderte marchar fresquito.

Hanoi: Icon 36 Hotel & Residence

Situado en el barrio antiguo (Old Quarter), muy céntrico y a un cuarto de hora andando del teatro de marionetas de agua Thang Long. El mausoleo de Ho Chi Minh está a unos 20 minutos a pie. Desayuno tipo buffet en el pub que tienen debajo (del propio hotel). Bastante limpio y correcto.
 
 

Bahía de Halong: Glory Luxury Cruise

El traslado desde Hanoi (ida y vuelta) está incluido. El barco está muy bien, y el servicio es bueno. Las comidas nos gustaron y las actividades también, excepto la pesca de calamar que consistía en unas cañas de bambú en la popa del barco y poco más. El tai chi lo anularon uno de los días porque "llovia ligeramente" (como casi cada día...). Ah! y por más que lo ponga en booking, no tiene wifi.



Sapa: Sapa Elite Hotel

Situado en la parte alta de Sapa, tiene buenas vistas y habitaciones inmensas. Desayuno a la carta, a elegir entre local u occidental. Es mejor alquilar las motos en la tiendita de enfrente, porque el hotel te cobra 8$ y la tienda solo 5$.




Ninh Binh: Anna Tham Hotel View

Está en Tam Coc en medio del campo y es muy recomendable que te vengan a buscar a la estación de tren porque está un poco lejos del centro de la ciudad. Es muy tranquilo y tiene unas vistas espectaculares. Además nos dejaron hacer el check-in muy pronto y pudimos usar la habitación hasta el momento de marcharnos (las 20h de la noche) lo que se agradece infinitamente.  Desayuno a la carta, también ofrece comidas y cenas aunque son un poco lentos. Hicimos el tour por el río con ellos y nos costó muy barato, además lo hacen a partir de las 17h por lo que ya no quedan tours multitudinarios por el río y apenas quedan vendedores pesados. El personal es muy amable.


Dong Hoi: Nam Long Hotel

Establecimiento muy popular, donde nos trataron bien. Hicimos el tour a las cuevas de Phon Nha Ke Bang con ellos la misma mañana que llegamos en tren. Nos dejaron hacer el check-in pronto y tenían duchas públicas por si te ibas tarde. El desayuno a elegir entre varias opciones, muy rico. 

Hue: Jade Hotel

Me llama la atención que la zona turística de Hue no esté cerca de las cosas más interesantes por ver. El hotel estaba en la zona de hoteles y pubs, nos dejaron hacer el check-in pronto y nos ofrecieron duchas al irnos. Desayuno rico y recepción a la llegada con zumo de frutas recién hecho y fruta fresca, delicioso. Personal muy amable.


Danang: Frangipani Boutique Hotel

Hotel fantástico, aunque la foto no le hace justicia. Limpio, muy bien llevado, desayunos recién hechos deliciosos, piscina en el hall (cubierta), y a menos de 200 metros de la playa. No me importaría pasar una semana entera allí.




Siam Reap: Motherhome Inn

Hotel aceptable, con buenos desayunos tipo buffet y personal amable, aunque nos decepcionó un poco. La wifi no funcionaba bien y en nuestra planta (3) no iba, no tenían servicio de lavandería (!) y las puertas no cierran fácilmente por lo que la noche es un goteo continuo de portazos. La piscina y poderla usar el último día hasta que salió el avión por la noche lo compensa todo.


Ho Chi Minh: LeBlanc Saigon

Es un hotel muy pequeño (4 habitaciones) situado en el distrito 3, lo que tiene el inconveniente que los tours contratados en el centro (distrito 1) no te vienen a buscar y que hay que coger el taxi para ir al mercado y a la zona céntrica. A cambio, está a 10 minutos a pie del Museo de la Guerra y el mercado local situado al lado es de lo más auténtico que hemos visto (solamente había locales). Además el personal es muy amable, el desayuno muy completo recién hecho por su cocinera (no os perdáis el Pho de ternera) y su dueño está encantado de llevarte a los restaurantes locales a comer platos típicos vietnamitas buenos y baratos.


Moviéndonos por Vietnam y Camboya

Como ya habíamos comprobado en China, conducir en muchos paises asiáticos tiene sus propias normas, o ausencia de ellas, según se mire. Vietnam está inundado de motos por todas partes, tanto circulando como paradas, lo que implica esquivarlas contínuamente, sí, también por la acera. A nuestros ojos no respetan nada, ni semáforos, ni pasos de peatones, ni dirección prohibida, por lo que cruzar los primeros días se convierte en una situación angustiosa hasta que comprendes que ellos te esquivan. O sea que echa pie a tierra y empieza a cruzar, con ritmo pausado pero contínuo, y párate solo si viene un coche o un camión, ésos no te van a esquivar. 

Con semejante galimatías, casi se agradece que esté prohibido alquilar coche sin carnet vietnamita. Eso sí, se pueden alquilar con chófer. En cambio se puede alquilar moto, con marchas o automática, y dejando a parte Saigon y Hanoi, conducirlas con normas vietnamitas no es tan difícil, solo hay que ir atento y despacio (ellos no conducen a más de 30 o 40 km/h). Nosotros alquilamos motos en Sapa, Ninh Binh, Hue y Danang y tuvimos casi un incidente por día, pero ninguno por culpa del tráfico. A modo orientativo, medio depósito da de sobras para hacer uno de los valles de Sapa o el trayecto de Hue a las tumbas de los emperadores.



En Sapa, llovió gran parte del trayecto y las carreteras locales de acceso a las aldeas no son el mejor sitio para aprender a llevar una moto. El primer día, una de las motos no quiso arrancar nada más repostar y nos supuso una hora de espera en el taller.


En Hue pinchamos, y por fortuna ya habíamos vuelto de las tumbas y estábamos en la ciudad, por lo que había un taller cada dos pasos. Eso sí, hasta el tercer taller no nos atendieron. La reparación de la cámara y 1 hora de mano de obra nos costó unos 85 céntimos de euro.



En Ninh Binh nos costó un par de sustos darnos cuenta que el bombín del contacto se hundía y por eso no podíamos darle la vuelta a la llave. Luego solo fue cuestión de maña.

Y por si alguien se queda sin gasolina, el aspecto de una gasolinera puede ser éste:


O incluso éste!:



Otra cosa que llama la atención es que hay poco transporte público en las grandes ciudades, pero coger un taxi es barato, fácil y seguro, siempre que cojas uno de las dos compañías que recomiendan todos los foros de viajeros: Maihlin o Vinasun. Siempre usan taxímetro y son de fiar. 

Para desplazarse por el pais, lo más habitual es moverse en bus o en tren. Nosotros optamos por el segundo porque lo encontramos más cómodo. Para ir a Sapa usamos un compartimento turístico del Orient Express:

 
Que a la vuelta de Sapa se convirtió en un simple compartimento de literas blandas:

 

Y para los trayectos cortos elegimos asientos blandos con aire acondicionado:


Menos para el trayecto Hue-Danang que no había billete y fuimos en asiento duro con aire acondicionado:


Los trayectos cortos se pueden comprar sin problemas en cualquier estación de Vietnam. Para los trayectos nocturnos es mejor reservar con antelación si quieres una fecha concreta porque no hay muchos trenes al día y los nocturnos van bastante llenos. Nosotros trabajamos con la agencia local Vietnam Impressive y no tuvimos ningún problema.

Para recorrer la bahía de Halong es imprescindible contratar alguno de los cruceros. Desde booking los puedes reservar como un hotel más.  El recorrido es muy parecido en casi todos, pero había barcos muy machacados. Nosotros elegimos el Glory, pero la misma compañía (Pelican) tiene varios y todos parecían en buen estado desde fuera.


El trayecto entre Danang y Siam Reap lo hicimos en avión de hélices:


En Camboya es diferente porque no es posible alquilar motos por lo que la mejor manera de visitar los templos de Angkor es en tuk-tuk. Todos llevan una neverita con toallitas frescas y agua que se agradece mucho.






Etapa 1: Hanoi

Después de un viaje caluroso en el avión de Aeroflot, nos cuesta cerca de 1 hora conseguir los visados y encontrar la maleta, porque hay 2 vuelos procedentes de Moscú a la misma hora y cintas en dos salas diferentes, por lo que nos pasamos casi un cuarto de hora ante la cinta equivocada. 

Cuando llegamos al hotel, nos explican que la habitación tardará un par de horas en estar lista, lo que nos obliga a callejear sin muchas ganas por la caótica Hanoi.


Tras dormir un rato, salimos a dar una vuelta nocturna por el mercado de la calle Dong Xuan, pasando por la zona de pubs y restaurantes, hasta el lago. Nos llama la atención la cantidad de gente que está cenando a ras de suelo.


Al día siguiente vamos a explorar algo más de Hanoi. Nuestra visita empieza por la prisión de Hoa Lu, conocida como el Hilton de Hanoi por los prisioneros americanos. La prisión tiene muchas explicaciones pero están más centradas en  los años de opresión francesa cuando albergaba disidentes políticos vietnamitas, que no en la desventura americana.


Nuestra segunda visita es el templo de la Literatura. Lo cierto es que Vietnam tiene numerosos templos y pagodas, pero vimos muchos en China y en proporción los vietnamitas son más pequeños y menos interesantes. Este templo es muy parecido al templo de Confucio que habíamos visitado en Pequín, pero a escala mucho más pequeña.


Seguimos la ruta hasta la Pagoda de un pilar, que tiene todos los alrededores en obras, y el mausoleo de Ho Chi Minh, seguido de un corto vistazo a la ciudadela.



De vuelta cruzamos las vías del tren, es muy curioso lo cerca que viven del tren.


Por la noche hemos reservado entradas para ver las marionetas de agua, que aunque son en vietnamita se trata de episodios cortos muy fáciles de entender y de disfrutar.  Como vimos más tarde, las de Hanoi son más baratas que las de Ho Chi Minh.


Etapa 2: Bahia de Halong

A las 8 en punto nos recoge el bus que nos traslada hasta la bahía de Halong. A medio camino paramos en una tienda de recuerdos enorme un poco cara. Embarcamos en una lancha rápida que nos lleva hasta nuestro barco, el luxury Glory.


Tras la comida, hacemos una excursión en kayac por la cueva Luon, en la que vemos monos en medio de la vegetación, y después nos damos un bañito en la playa de Soi Sim muy llena de cruceristas. Al volver al barco, toca clase de cocina donde nos explican cómo hacer rollitos de primavera.


Después de la cena, disfrutamos de un crepúsculo muy bonito.


Al día siguiente, cambiamos de barco a uno un poco más pequeño, que navega un par de horas hasta la isla de Cat Ba. Allí nos espera una excursión en bici hasta Viet Hai.


Por el camino vemos los famosos pueblos flotantes que en teoría tenían que habernos enseñado el día anterior, pero nos explican que el gobierno los está evacuando a tierra firme porque la bahía está contaminada y la pesca escasea.


Después de las bicis, comemos en el barco y llega la hora de bañarse y hacer kayac de nuevo por la bahía.


De vuelta al barco, nueva lección de cocina, cena y charla animada.


Sol radiante en nuestro último día en la bahía.


Después de desayunar, vamos a visitar la cueva Sorpresa que tiene 3 galerías, la tercera muy grande. La visita es muy rápida y ruidosa porque todos los cruceros hacen los mismos horarios, lo que le resta mucho encanto. 


De vuelta en Hanoi, nos dejan cerca de la estación de tren donde tenemos que coger el tren a Lao Cai esa noche. Aprovechamos el rato para recorrer algo del French Quarter de Hanoi (barrio francés), pero hace un calor terrible y mucha humedad por lo que volvemos rápido al frescor del aire acondicionado de un bar.

Etapa 3: Sapa

Llegamos a Lao Cai con casi dos horas de retraso y mal dormidos, porque el tren se mueve mucho y hace muchísimo ruido. En la estación nos espera un minivan que hemos contratado en el hotel por un precio muy interesante (3$ por persona) que nos evita el esfuerzo de tener que regatear con los múltiples conductores que ofrecen sus servicios para llegar a Sapa.

Después de comer, visitamos algunas tiendas y el mercado de Sapa. Es un pueblo muy colorido, lleno de vendedoras de diferentes etnias que te machacan contínuamente con la frase "buy this one for me" (cómprame ésto).



Después recorremos los 3 km de bajada hasta Cat-Cat, que es la aldea H'Mong más cercana a Sapa. Tras pagar la entrada, puedes hacer el recorrido por una aldea plagada de tienditas y puesta de cara al turista, hasta llegar a la cascada y volver. La subida a pie es un poco durilla, pero como no hace calor, todo se aguanta.

Al día siguiente llueve ligeramente, y decidimos alquilar 2 motos para ir a visitar el valle. Tras resolver un pequeño incidente con una de las motos (nada más ponerle gasolina ya no quiso encenderse y tuvo que ir al taller una hora), subimos el puerto que se acerca al Fansipan (que es el pico más alto de Vietnam) a ver la cascada de Plata. Cruzamos el puerto y bajamos algo hacia el valle vecino para ver unas buenas vistas, pero el tiempo está muy inestable en esa zona y volvemos a Sapa.

Por la tarde recorremos el valle del este, que llega hasta la aldea de Ta'Van. Éste es el valle que se recorre en los treking ofrecidos por los hoteles y las agencias. Las vistas son muy bonitas, pero está bastante orientado al turista y por todas partes florecen tiendas de souvenirs.




Al día siguiente volvemos a alquilar moto hasta que sea la hora de coger el transporte a Lao Cai y el tren de vuelta. Esta vez vamos a recorrer el valle situado al norte y que va hasta la aldea de Ta Phin por una carretera muy pedregosa y llena de charcos. Este valle es mucho más natural y tiene vistas muy bonitas.


Por el camino se nos acerca Ta Me, de la etnia Dao (rojo) y nos ofrece ir a visitar su casa. Una vez allí, cocina para nosotros a cambio de que compremos algo de lo que vende y pasamos un rato con su familia. Lo cierto es que la experiencia fue muy agradable y nos permitió ver cómo viven estas familias en las montañas. Y cocinó cerdo, arroz y guindillas, que estaba muy rico!

Éste es el nieto de Ta Me, La Ta, que se quedaba alucinado viendo sus propios videos en nuestra cámara de fotos.